miércoles, 12 de septiembre de 2012

Concluye la Batalla de Kiev,


La gran Batalla de Kiev ha terminado. Cinco ejércitos soviéticos (5º, 21º, 26º, 37º y 38º) han sido completamente destruidos y dos más han quedado terriblemente vapuleados. No han podido escapar a la tenaza alemana ni tan siquiera un pequeño contingente de fuerzas enemigas.



Operaciones militares en la Batalla de Kiev entre el 16 de septiembre y hoy. Mapa ruso.

En números, el balance de la batalla es el siguiente: 665.000 prisioneros, 3.718 cañones, 884 tanques y una cantidad tal de diverso material de guerra que difícilmente podrá ser clasificada. El XLVIII Cuerpo Panzer del General Kempf, que tenía a sus tres divisiones operando justo en el centro de esta gigantesca batalla de aniquilación, él solo ha tomado 109.097 prisioneros - más que los que se tomaron en la Batalla de Tannenberg durante la Gran Guerra.

Una muchedumbre de soldados soviéticos capturados.



Material de guerra soviético destruido en Kiev.
´La escala numérica de la batalla no tiene precedente en la Historia. Cinco ejércitos han desaparecido del mapa. La razón para la victoria reside en la superior dirección de las operaciones por parte del lado alemán, en la audaz movilidad de las unidades alemanas y en la tenacidad de las tropas.




Cartel de propaganda francés con imágenes de "la más grande victoria sobre el enemigo mortal de Europa."
Se trata de una tremenda derrota para Stalin. Cuando Guderian ha preguntado a Potapov, el Comandante en Jefe del 5º Ejército Soviético de cuarenta años de edad, que había sido tomado prisionero por los Panzerjäger de Model, porqué no habían evacuado la curva del Dnieper a tiempo, el General ruso ha respondido: "El Grupo de Ejércitos había dado orden de evacuar. Estábamos, de hecho, retirándonos hacia el este, cuando una orden desde lo más alto -es decir, Stalin- nos obligó a dar la vuelta y luchar de acuerdo con el principio: 'No ceder, resistir, y si es necesario morir'"





Secuencia de imágenes en las que soldados de la Wehrmacht capturan, registran y desarman a soldados bolcheviques en sus puestos de tirador que han elegido ceder, no resistir y no morir.
Potapov no ha mentido. El 9 de septiembre, Budenny había dado orden de prepararse para emprender la retirada y solicitó a Stalin que accediera al abandono de Kiev y el recodo del Dnieper. Pero a Stalin le dio un arrebato de ira y no se le ocurrió otra cosa que dictar su orden de No-ceder-y-morir.

Miles de prisioneros de guerra soviéticos hacinados en un campo provisional.



Los ejércitos de Stalin, en cautividad.


Los prisioneros bolcheviques son transportados en trenes de carga a Alemania.

¡No ceder y morir! Esa orden ha costado un millón de hombres. Ha costado el Frente Sudoeste Soviético. Ha costado Ucrania entera. Ahora, el camino hacia Crimea, la cuenca del Donets y, sobre todo, Moscú, está abierto. El error y la tozudez de Stalin han puesto a la Unión Soviética en la picota, y ya nada cambiará lo inevitable:

No hay comentarios:

Publicar un comentario