lunes, 4 de julio de 2016

Kurt Meyer se hizo un nombre..

Kurt Meyer, Joachim Peiper Otto Günsche y Sepp Dietrich,



Kurt Meyer se hizo un nombre como un oficial de inmenso talento y valiente.Siempre llevó a sus hombres desde la parte delantera y, a veces se considera que es casi demasiado imprudente en su liderazgo.

Después de la guerra, Kurt Meyer fue juzgado por presuntos crímenes de guerra, el destino de innumerables soldados de las Waffen-SS. Se le acusó de haber ordenado la ejecución de la cantidad de prisioneros de guerra canadienses. Kurt Meyer negó que él o cualquier soldado bajo su mando había sido culpable de los presuntos delitos. Meyer fue absuelto de la acusación de haber ordenado las ejecuciones, pero se encontró también culpable de no "haber hecho lo suficiente" para evitarlo. Kurt Meyer fue condenado a muerte y que estaba dispuesto a tomar el castigo impuesto, sin embargo, su esposa lo convenció para apelar.



Kurt Meyer fue liberado de su cautiverio, el 7 de septiembre de 1954. Después de su liberación, Meyer se dedica a luchar por los derechos de los antiguos de los hombres de las Waffen SS en la sociedad. También escribió sus memorias: Grenadiere, que salió en 1957.



En su cumpleaños número 51 Kurt Meyer sufrió un ataque al corazón y murió.Fue enterrado en Hagen. Más de 15 000 personas siguieron el ex general a su descanso final.

martes, 15 de diciembre de 2015

Max Wünsche


Resultado de imagen de Max Wünsche

Max Wünsche, Obersturmbannführer, Teniente Coronel de la 1.ª División SS "Leibstandarte Adolf Hitler"; al momento de la foto era capitán, fecha indeterminada.


Resultado de imagen de Max Wünsche

Kurt “Panzermeyer” Meyer and Max Wünsche en Kharkov...



domingo, 1 de noviembre de 2015

El general Paulus prohibió el suicidio.

El general Paulus prohibió el suicidio, la salida más efectiva para escapar de ese panorama dantesco. Los cañones solo podían efectuar un disparo de emergencia al día. Enloquecidos por el hambre resistieron hasta febrero, pues en nada les importaba ya si vivían o morían. De los 90.000 prisioneros que hicieron los rusos solo 5.000 regresaron a casa.

Incapaz de dar una visión objetiva de la tremenda derrota en la ciudad de Stalin, el Alto Mando Alemán hizo llegar a los soldados del frente ruso el ultimo mensaje de radio, recibido desde la fábrica de tractores de Barricadi:
 “Somos los últimos supervivientes.Llevamos cuatro días atrincherados entre las ruinas de la fabrica de tractores. No hemos comido en cuatro días. Acabo de abrir las ultimas municiones para mi automática, dentro de diez minutos los bolcheviques nos atacarán. Decidle a mi padre que he cumplido con mi deber y que sabré morir. Larga vida a Alemania. ¡Heil Hitler!”


sábado, 14 de marzo de 2015

Los alemanes fueron los mejores soldados del mundo.

Resultado de imagen de generales alemanes en el frente rusoTres escritores rusos admirando por unanimidad a los peores enemigos del comunismo, un crimen intelectual muy serio hoy en todo el mundo.Soldados alemanes
Habla Daniil Granin, nacido en 1919, que pasó 3 años en el frente de  Leningrado:

Los alemanes lucharon mejor, mucho mejor que nuestros soldados. Por otra parte hemos conseguido ganar esa guerra sólo por la carne humana.

Boris Vasiljev era el oficial del Ejército Rojo durante la 2 ª Guerra Mundial:

Los alemanes hicieron la guerra a la perfección. Incluso cuando fueron rodeados, lucharon de manera excelente! Lo sé. Lo vi por mí mismo!

El autor de varias novelas militares y patrióticos, Vasiljev dice:

El ejercito rojo consiguió ganar la guerra por casualidad. Evald von Kleist simplemente decidió dejar sus tanques durante varios días justo cerca de Moscú. Por lo tanto, los soviéticos recibieron algo de tiempo libre para transferir las nuevas tropas, que atacaron a los alemanes con mucho éxito

Mientras que el general Andrej Andreevitch Vlasov tiene fama oficialmente en la moderna "capitalista libre" a Rusia como un colaborador pronazi vicioso y traidor, Vasiljev lo considera absolutamente diferente:

Vlasov fue magnífico comandante ruso, decidió vengarse de Stalin, que cometió crímenes terribles contra todos los pueblos de Rusia. Vlasov tenía alto ideal de la Rusia libre, así como el verdadero sentido de la responsabilidad hacia sus soldados.
Resultado de imagen de generales alemanes en el frente ruso


Los generales del Ejército Rojo en masa fueron el opuesto directo en comparación con Vlasov, piensa Vasiljev:

Murieron 1.300.000 de soldados rusos cerca de Rzhev a través de los fallos de los comandantes soviéticos solo, y nadie habla de la terrible tragedia hasta ahora en mi país.
Resultado de imagen de generales alemanes en el frente ruso
El fallecido Viktor Astafjev estaba en el frente soviético-alemán toda la larga guerra, 1941-1945:


Los alemanes lucharon mucho, mucho mejor en todos los aspectos, los comunistas optaron por arrojar ríos de la sangre rusa, literalmente, con el fin de ganar la guerra. Los soviéticos ganaron a Alemania sólo por su extrema brutalidad e inhumanidad.
Resultado de imagen de generales alemanes en el frente ruso
La mejor Comandante alemán ? El Marshall Erich von Manstein, por supuesto , dice el gran escritor ruso:
Se las arregló para empujar tres ejércitos bolcheviques en Azov y el Mar Negro, fue el gran genio militar sí, de verdad.

Y Zhukov?


Patriota ruso Honesto? ¡Ja! Este bastardo cubierto media Europa por los millones de los cadáveres rusos por su amable personal extremadamente sádica de hacer la guerra! Él no merece ni honor, ni el respeto, nunca.

jueves, 12 de marzo de 2015

El terror del Frente




El francotirador es el hombre más temido en el campo de batalla, él solo puede detener a varios cientos de hombres, matando a sus oficiales, destruyendo sus radios y sobre todo generando miedo. El terror a la muerte invisible que genera un francotirador preciso y experto en camuflaje paraliza a los soldados normales, incapaces de defenderse de lo que no pueden ver. Precisión, maestría en el camuflaje y ante todo paciencia, son los secretos de un buen francotirador.
Veremos cómo surgió este tipo de soldado y cuales fueron los más famosos y mortíferos francotiradores.
El surgimiento de los francotiradores es casi tan antiguo como el nacimiento de las armas de fuego. Ya en los ejércitos de los siglos XVI y XVII había hombres con un “don” especial para la precisión, hombres que eran capaces de acertar, con sus rudimentarios arcabuces y posteriormente con los más evolucionados mosquetes, a blancos a distancias imposibles para el resto de los soldados. Pero es en los siglos XVIII y XIX, con la evolución de las armas y municiones, cuando surgirán compañías de francotiradores organizadas dentro de los ejércitos. Primero aparecerán, en las “Guerras Napoleónicas”, compañías de tiradores, que, armados con fusiles, tenían la misión de adelantarse al resto de las tropas para desgastar a los enemigos con sus certeros disparos. Posteriormente, durante la “Guerra de Secesión”, los ejércitos federales crearon compañías de francotiradores armados con precisos fusiles para enfrentarse a los mortíferos tiradores sureños, soldados acostumbrados a cazar desde niños con sus rifles y que tenían una temible precisión. Las compañías de francotiradores federales se nutrían de tiradores que seleccionaban mediante concursos de tiro y se caracterizaban por actuar libremente, al margen del resto del ejército y por vestir un uniforme verde que les ayudaba a camuflarse, en vez del característico color azul oscuro del ejército federal.

Pero el verdadero nacimiento de los francotiradores hay que enmarcarlo con el surgimiento de la “Primera Guerra Mundial” (1914-18)”. La guerra de trincheras fue la característica de esta contienda mundial y permitió el auge de los francotiradores, ya que este tipo de contienda, caracterizada por numerosas tropas inmóviles atrincheradas a pocos metros unas de otras, favorecía que existiesen numerosos blancos al alcance de los fusiles.

Los primeros que empezaron a usar fusiles con visor adosado fueron los alemanes, que adaptaron el fusil “Gewehr 98” para usar una variante con visor, aunque posteriormente los aliados usaron también fusiles con visor, principalmente de marcas comerciales y fusiles de caza especialmente adaptados.
Los francotiradores acechaban a sus enemigos desde la “tierra de nadie”, que separaba las trincheras y donde éstos se camuflaban, y observaban inmóviles con sus prismáticos a veces durante días, siempre acechando y esperando hasta que se presentaba la oportunidad de hacer blanco en algún soldado descuidado que asomara la cabeza de la trinchera. La actuación de los francotiradores era sobre todo importante para la moral, ya que reforzaba la de sus tropas y minaba la del enemigo, expuesto a recibir un disparo en cualquier momento de descuido, lo cual se sumaba a la ya de por si dura vida dentro de una trinchera. En esta primera contienda los alemanes destacaron sobre todo por su eficacia, fruto de la buena óptica de sus fusiles, muy superior a los de sus enemigos.
Si el nacimiento de los francotiradores modernos hay que buscarlo en la “Primera Guerra Mundial”, su desarrollo y madurez hay que situarlo en la “Segunda Guerra Mundial” (1939-45), durante la cual aparecieron números francotiradores o “snipers”, que cobraron eterna fama a lo largo de la contienda. Una vez más, fueron los alemanes los que empezaron a destacar como expertos francotiradores, gracias a la larga tradición de ejercitar a muchos de sus jóvenes en la caza y el tiro deportivo desde la niñez y a los esfuerzos del régimen nazi en militarizar a su juventud con la creación de las “Juventudes Hitlerianas”. Los alemanes crearon incluso una medalla, ”la Insignia del Águila”, con distintivos de honor para los francotiradores que abatieran a 20, 40 ó 60 enemigos, una insignia para destacar y premiar a los más certeros. No solo el entrenamiento mejoró, las experiencias de la anterior contienda mundial fueron aprovechadas por todos los bandos para mejorar las tácticas de combate, técnicas de camuflaje y equipamiento de los francotiradores alemanes o “Scharfschützen”. Los alemanes disponían de una veintena de estos “Scharfschützen” en cada batallón y siempre actuaban en parejas de tirador y observador.
El arma principalmente empleada por los francotiradores al principio de la contienda era el fusil básico de infantería con un visor óptico adaptado. Los británicos usaban una variante de su típico fusil “Lee Enfield P14” con mira telescópica modelo Aldis de 4 aumentos. Los alemanes usaron una variante de su famoso y preciso “Kararabiner K-98K” equipados con precisos visores de modelo Carl Zeiss, Swarovski y ZF-42 de 6 aumentos. Posteriormente también usaron variantes de su fusil semiautomático “G-43” con mira de 4 aumentos.
Los soviéticos, a partir de la reorganización de su ejército tras la debacle sufrida tras la invasión alemana, empezaron a crear eficaces binomios observador-tirador, creando una nueva fuerza altamente entrenada y motivada que sería la pesadilla de los confiados alemanes. Los snipers soviéticos usaban el fusil ”Mosin Nagant” con visor óptico Pu de 3,5 aumentos, un arma bastante efectiva, a la que posteriormente se añadiría el fusil semiautomático Tokarev-SVT con la misma mira Pu de 3,5 aumentos, un fusil que no era preciso a más de 200 metros, pero que contaba con gran cadencia de tiro.
Los norteamericanos usaban el fusil “Springfield M109A4” con visores Weaver de 2,5 aumentos o visores Unertl de 8 aumentos y el fusil semiautomático “M1 Garand” con visor Lyman de 2.2 aumentos. Por otro lado los japoneses usaron sus fusiles normales de infantería modelos “Tipo 97″ y “Tipo 99”, equipados con visores de 2’5 aumentos. Como dato hay que recordar que las miras de 4 aumentos eran eficaces hasta una distancia de 400 metros, mientras que las de 6 aumentos lo era hasta los 1000 metros. Además, de todos los visores usados, el mejor era el ZF-42 de 6 aumentos. Hay que anotar también que normalmente los francotiradores eran capaces de acertar en la cabeza de un hombre hasta 400 metros de distancia y en el torso hasta los 600 metros.
Los francotiradores apenas tuvieron protagonismo en los comienzos de la “Segunda Guerra Mundial”, ya que la guerra era una guerra de movimiento en la que los protagonistas eran los blindados y la aviación. Ya con la invasión alemana de la Unión Soviética y la aparición de numerosos combates urbanos, su uso se fomentó, sobre todo tras su actuación en el bando soviético para frenar el avance alemán. Fue en los terribles combates urbanos de Leningrado y Stalingrado donde cobraron tremenda importancia, principalmente los francotiradores siberianos del ejército soviético, que, escondidos entre las humeantes ruinas de cascotes, eran capaces de abatir numerosos blancos sin ser detectados. Entre estos fantásticos tiradores soviéticos se alzan sin duda la figura del mitificado Vasili Zaitsev, cazador siberiano que recibió la “Orden de Lenin” y fue declarado “Héroe de la Unión Soviética” tras matar a más de 400 enemigos, entre ellos al experto francotirador alemán Koening, hechos que se pueden visionar dramatizados en la película “Enemigo a las puertas”. Otros tiradores soviéticos destacados fueron el soldado Okhlopkov, la mujer soldado Lyudmila Pavlichenko, que mató a 309 enemigos, y Anatolij Chekov.

Aprendiendo el camuflaje de sus enemigos soviéticos, los francotiradores alemanes llegaron a alcanzar una gran perfección que los sitúa entre los más eficaces de la contienda, como comprobaron los aliados tras su desembarco en Francia y su avance hacia Alemania, siendo retardados numerosas veces por francotiradores alemanes, expertos en abatir oficiales aliados. Entre tantos tiradores alemanes selectos hay que destacar las figuras de los grandes francotiradores Mattheus Hetzenauer, que combatiendo en el frente oriental desde 1943 hasta 1945 logró causar 345 muertes confirmadas, y Sepp Allerberger, con 257 muertes en su haber.

También son de destacar las cifras que obtuvieron varios de los francotiradores finlandeses, maestros del camuflaje invernal y la precisión frente a los soviéticos, como las del mayor Simo Häyhä que usando un fusil soviético “Mosin-Nagant” modelo 28, eliminó a 542 soldados enemigos en tan solo 4 meses de guerra. También destaca Sulo Kolkka, que mató a unos 400 soldados rusos con su fusil.

En el frente del Pacífico la acción de los francotiradores japoneses estaba basada en el camuflaje y en la acción suicida. En vez de disparar y cambiar de posición para evitar ser detectados, los japoneses se subían a las palmeras y disparaban al mayor numero de blancos posibles a distancias menores de 50 metros, sin evitar ser descubiertos, y aunque con esta táctica suicida casi siempre causaban bajas al enemigo, en cuestión de pocos minutos eran irremediable abatidos y eliminados.
Los norteamericanos por su parte actuaban al estilo occidental. Agrupados en binomios y disparando sin dejarse descubrir, eran capaces de abatir a cientos de japoneses sin tener perdidas.
El apogeo de los francotiradores se sitúa en la cruenta batalla de Berlín, en la que los francotiradores alemanes tuvieron un papel fundamental, retrasando la toma de la ciudad por los soviéticos y causándoles cientos de bajas.

Tras el fin de la “Segunda Guerra Mundial” y la aparición de la guerra moderna, basada en la precisión de los bombardeos y las armas de destrucción masiva, la misión de los francotiradores parecía llegar a su fin… ¿Qué podía hacer un hombre armado con un fusil contra la lluvia de misiles y la tecnología punta? La respuesta es sencilla: mucho, y así se demostró durante la Guerra de Vietnam. En este conflicto, los norvietnamitas y la guerrilla vietcong usaron profusamente francotiradores armados con los míticos Mosin Nagant soviéticos de la Segunda Guerra Mundial, obligando a los norteamericanos a crear escuadras de francotiradores para defenderse de los continuos ataques enemigos.
Poco después, la CIA usó binomios de francotiradores (observador + tirador), encargados de infiltrarse en territorio enemigo para asesinar a altos cargos del Partido Comunista, oficiales del ejército norvietnamita, espías, ect…Uno de los más grandes francotiradores de la Guerra de Vietnam fue Carlos Hathcock, que consiguió abatir a 93 enemigos en un campo de batalla tan difícil, debido a la escasa visibilidad a larga distancia, como es la jungla. Hathcock consiguió también el record de disparo más largo, al abatir a un enemigo a 2.286 metros de distancia. Éste record estuvo vigente hasta que fue superado en el año 2002 por el francotirador canadiense Rob Furlong , quien durante la “Operación Anaconda” abatió a un miliciano talibán a 2.430 metros.
Durante la Guerra de Bosnia, en los años 90, se produjo un gran auge de francotiradores que protagonizaron grandes duelos en el combate urbano de Sarajevo. Sin embargo, el uso que los serbios usaron de los francotiradores para abatir civiles produzco un rechazo generalizado hacia este tipo de soldados.

Dos francotiradores destacados en estos años han sido Gary Gordon y Randy Shurghart, abatidos en Mogadiscio tras eliminar a unos 100 enemigos durante la actuación norteamericana en Somalia.
Por último cabe destacar el uso propagandístico de los francotiradores, como fue el caso de la actuación de “Juba” en 2003 y 2004. Juba era un supuesto francotirador de la insurgencia iraquí que, según los videos caseros que enseñaba la insurgencia por Internet, habría abatido a una veintena de soldados norteamericanos a distancias inferiores a los 100 metros. Las actuaciones de Juba se basaban siempre en las principales premisas de los francotiradores, no dejarse ver y no disparar más de una vez desde la misma posición de tiro, pero los videos son algo sospechosos, y es difícil determinar si su actuación fue real o fue un burdo engaño propagandístico.
Hoy en día, la acción de los francotiradores, normalmente encuadrados dentro de grupos de fuerzas especiales, se enmarca en la lucha contra insurgencia, la infiltración tras las líneas enemigas, la eliminación de blancos prioritarios como altos oficiales y políticos enemigos, y la actuación anti-terrorista.

Como vemos, el francotirador sigue teniendo cabida en la historia militar pese a los numerosos adelantos tecnológicos y es de suponer que su actividad seguirá evolucionando a la vez que las armas. Siempre los soldados temerán los disparos certeros disparados por estos mortíferos expertos del camuflaje denominados “snipers” o francotiradores.

martes, 20 de enero de 2015

Instrucciones en caso de captura


Image
Como los soldados de otros países, los soldados alemanes eran instruidos en que solo debían revelar nombre, rango y número de serie en caso de captura, y se les recuerda que conforme a la ley internacional cualquier otra información que les soliciten debe ser rechazada. El ejército alemán aconseja a sus soldados a obedecer ciertas premisas:
-En caso de alto riesgo de captura inminente destruye todos los papeles que llevas en tu persona. -En concreto arranca la página 4 de tu Soldbuch (libro de pago) concerniente a tu unidad, tus traslados, etc. Si existe alguna otra información comprometedora en el lugar en que te encuentras (mapas, correspondencia, etc.) destrúyelos también.
-Actúa siempre a la manera militar pero sé educado con tus captores. No te dejes conmover por el trato amistoso de tus captores ni intimidar por sus amenazas.
-Nunca hables el idioma del enemigo, tus conocimientos serán únicamente usados para escuchar de qué están hablando.
-Cualquier simple gesto o actividad que te parece insignificante puede revelar información al enemigo.
-No está permitido conversar sobre asuntos técnicos (armamento, etc.) con el enemigo, incluso aunque se te pregunte.
-No intentes engañar dando respuestas falsas, vale más fingir en ignorancia.
-No asumas que el entrevistador sabe sobre ciertas cosas que dice conocer, puede ser un truco.
-No hables de asuntos militares o detalles de operaciones con tus compañeros prisioneros.



Debe mantenerse en secreto:
-La unidad a la que perteneces, y donde está acantonada.
-La efectividad de tu unidad y las pérdidas sufridas.
Cualquier otra información sobre otras unidades de tu regimiento/división.
-Cuando llegaste al frente, qué viste por el camino y cuándo fue tu último permiso.
-Qué armamento (tanques, ametralladoras, cañones…) posee tu país, ya sean prototipos o más anticuado, y sobre la posibilidad de que estén desplegados en la zona o cercanías.
-Sobre moral y suministros de las tropas alemanas en la zona.
-Sobre moral en casa y los efectos de los bombardeos enemigos.



En concreto se advierte a los soldados de:
Que no se crean las promesas del enemigo de un mejor trato si hablan.
Que estén alerta ante aparatos de grabación de audio o vídeo ocultos en el campo de prisioneros por el enemigo.
Que estén alerta sobre “falsos prisioneros” en uniforme alemán que intenten ganarse su confianza.
Que está prohibido escribir memorias de guerra en cautiverio mientras dure la guerra, ni grabar en audio testimonios personales.

Se recuerda además que un soldado alemán nunca deja de ser un soldado alemán incluso estando en cautiverio, y que los prisioneros no deben considerar que la guerra ha terminado para ellos, y que siguen teniendo las mismas obligaciones para con Alemania. Téngase en cuenta, que después de la guerra los exprisioneros pueden ser llamados para rendir cuentas sobre su comportamiento en cautiverio.

Solo resta añadir, que todo prisionero que por las circunstancias que sean (descuidos, bombardeos aéreos o artilleros, ataques de fuerzas propias o aliadas) se ha “perdido” (escapado) de la escolta enemiga en zonas cercanas al frente, tiene la obligación de intentar en lo humanamente posible retornar a sus líneas con los medios a su alcance. La información que aporte a su regreso sobre el trato que el enemigo da a los prisioneros y las fuerzas de que este dispone en retaguardia pueden resultar muy valiosas, y no se le acusará de deserción.

lunes, 19 de enero de 2015

Los hilfswilliger

Hilfswilliger significa literalmente traducido: asistente voluntario, término elegido para referirse a los exprisioneros extranjeros dispuestos a colaborar en tareas auxiliares, en la jerga militar alemana este termino se abrevia como hiwis. Tras el rápido avance germano durante la operacion Barbarossa en verano de 1941 los alemanes capturan a mas de 2 millones de prisioneros soviéticos.
Un cierto número de decenas de miles de ellos se unen a los alemanes por diversos motivos, evitando ser enviados a los precarios campos de prisioneros donde muchos de esos prisioneros morirían de hambre y enfermedad, también una parte de la poblacion civil ve la invasion alemana como una oportunidad para derrocar a Stalin y eliminar el comunismo de su pais por lo que acaban siendo empleados también. Los empleos de estos voluntarios son variados, la mayoría muy rudimentarios por no decir desagradables: cocineros, veterinarios, zapateros, auxiliar médico, ayudante de radio, transportistas, tropas de segunda linea y de remplazo, vigilantes, mecánicos…

Destacar especialmente también la presencia de mujeres en las labores no bélicas como en las cantinas, sastrerías y lavanderías.
 1944, un chico ruso transporta lecheras para abastecer a las tropas.
Los voluntarios no tienen derecho a rango y muchos de ellos sirven con los mismos uniformes y equipo que cuando los capturaron. En 1943, tras la batalla de Kursk se decide crear finalmente los diversos ostruppen que acabarán operando como batallones independientes para mayor control. Todos los voluntarios empiezan a recibir armamento, uniforme, equipo y rangos alemanes aunque con las insignias de sus respectivos paises, ver mi otro tema de uniformidad de los Osttruppen y a ser asignados a diversos batallones. Es el fin del ayudante para convertirse en un soldado más, pasando muchos a engrosar las filas del ROA y la brigada Kaminski por no hablar de las legiones caucásicas.

Pero ya es demasiado tarde, para 1944 los soviéticos han recuperado la iniciativa y la población esta desilusionada con los alemanes tras tres años de mortífero conflicto y brutal ocupación germana.

Tras el fin de la guerra muchos hiwis son ejecutados bajo cargo de traicion o deportados a gulags en Siberia donde muchos morirán de enfermedad y malnutricion.
Tras la muerte de Stalin en 1953 se declara una amnistía y los cautivos políticos supervivientes son liberados.
Hiwis armados con ppsh, revolver nagant y mosin nagant, notese brazaletes blancos.  Un hiwi transmitiendo propaganda alemana en ruso.